Los padres mienten

Fuente: Canal de Youtube de Cuentos que Cantan 06/01/2022

Con la adaptación del relato de Juan José Millán que nos acercó Manuel Lavandera, volvió esta linda costumbre de convidar música y palabra.

Compartimos la nota que en Agosto de 2020 publicó Cataliga Deguer en Clarín Espectáculos:

 

Cuentos que cantan se originó como una especie de luz en un túnel o un arcoíris en medio de una tormenta. En pleno aislamiento y en tiempos de incertidumbre. Sin embargo, fue años antes de la pandemia del coronavirus que hoy tiene en vilo al mundo. Pero la similitud de la situación hizo que Alejandro Simonazzi se vuelva a poner en la piel de un narrador y comparta literatura con los más chicos.

 

"Nació como un hecho personal, como algo que me atravesó y me marcó. Nunca pensé que esto iba a ser algo más que para la hija de Claudio, Juli", explica Simonazzi, íntimo amigo de ese hombre. "Un jueves él me dejó un mensaje en el Whatsapp. Me dijo que su única hija tenía leucemia. Se me cayó el mundo. En el grupo de amigos tenemos dos médicos y el pronóstico que daban era muy oscuro".

 

Para luchar contra la enfermedad, la nena se sometió a un tratamiento que requería de un aislamiento absoluto. Su papá decidió internarse con ella. El único contacto que Alejandro podía tener era por Whatsapp. "Empecé armar estos cuentos para Juli. Grababa historias de una forma muy casera, les ponía una canción y se los mandaba. El papá me dijo que ella los pedía siempre para dormir".

 

Con el tiempo, Juli se curó y Claudio decidió hacerse payamédico para acompañar a todos esos nenes que están luchando por su vida. La pandemia impidió que siguiera con su rutina de llevarle alegría a los chicos y alejarlos por un ratito de los diagnósticos, agujas y estudios.

 

"Me ofrecí para hacerle esos cuentos y que los comparta con quienes lo necesitaban. Una maestra los escuchó y me pidió más. El médico que había atendido a mi viejo de paliativas del Hospital Posadas me los pidió. Entonces pensé en compartirlos con todos".

 

Hoy los relatos están disponibles en Youtube, Facebook y Spotify bajo el nombre Cuentos que cantan. De lunes a viernes, a la tardecita se sube una nueva historia. Al proyecto se sumó Pablo Fernández, quien hace las ilustraciones. La idea es clara. Menos es más. Son alrededor de 15 minutos de audio sin video. "Imagino a los chicos mirando el dibujo cuando empieza y después cerrando los ojos e imaginando la historia", cuenta Simonazzi.

 

Los relatos presentan una gran variedad de autores. Entre ellos, Liliana Bodoc, Horacio Quiroga, Ema Wolf, Gustavo Roldán, María Elena Walsh, Oscar Wilde, Ana María Shua y Clarice Lispector. Simonazzi dice: "Yo no busco (que el cuento tenga) un mensaje. Los autores que elijo ya son en sí un mensaje. No busco hacer una bajada de línea o decir: vamos a hacer un cuento para aprender a compartir. Compartir un cuento ya es un mensaje. Compartir sin esperar nada a cambio es un mensaje".

 

Antes de que se termine cada historia, hay una canción que cierra ese encuentro literario. Artistas como Dúo Karma, Juan Quintero, Vuelta Canela, Silvio Rodríguez, Los Musiqueros y Teresa Parodi, son algunos de los que aparecen. "No pongo la etiqueta de música infantil. Para mí, la música es la que nos gusta. Yo muero escuchando al Dúo Karma por ejemplo. Muchos dirán que es música para chicos y no, es música. Y me encanta que los pibes disfruten de Georgina Hassan. No veo que tenga que ser música infantil, o que tenga que buscar grupos que en sus discos tengan flores, muñecas o globos", cierra Simonazzi.

VER MÁS
Los padres mienten

Sé parte del revuelto

Soy Ale Simonazzi, desde 2001 disfruto difundiendo músicas que me conmueven. Artistas valiosos que a veces el vértigo de redes y plataformas no permiten el tiempo necesario para disfrutarlos.

Te propongo desensillar y disponerte al convite de otras voces y sonidos. Este proyecto, como el programa de radio y la página web es gratuito, pero como te imaginarás cada contenido nos lleva mucho trabajo y recursos económicos que nunca son suficientes.

Si podés ayudarnos a sostener este espacio, vos elegís de cuánto es tu inversión, no hay un monto mínimo. Si no está dentro de tus posibilidades económicas, no hay problema.

Para nosotros es una alegría compartir musica y palabra. Mientras podamos, los ingredientes de este revuelto seguirán siendo gratis.