McCartney 3,2,1. Por Alejandro Szwarcman

Fuente: Alejandro Szwarcman 07/01/2022

Un apasionante viaje por el universo Beatle recomendado por Szwarcman, poeta y letrista que admiramos profundamente.  

Si después de disfrutar minuciosamente las siete horas y media de "Get back", el documental de Peter Jackson recientemente estrenado, pensaste que ya no había más nada para descubrir en la íntima cocina de lo que fuera la banda pop más determinante de todos los tiempos, no podés desaprovechar la oportunidad de ver "McCartney 3, 2, 1", seis episodios de aproximadamente media hora cada uno donde el productor Rick Rubin entrevista a este verdadero genio de la música.

La entrevista recorre, a modo de análisis, algunas de las obras de Paul, tanto las escritas con John antes y durante Los Beatles, como otras de su etapa solista.

Otro detalle notable puede percibirse en la utilización del espacio, la iluminación, y de un particular blanco y negro que le agrega a las historias que el mismo McCartney se encarga de narrar, un hondo carácter de privacidad, como si estuviera dialogando con nosotros en algún secreto fondín de Liverpool o de Barracas.  

Me sorprende ver a este Paul McCartney con sus 79, vital, exultante, apasionado, como si todavía tuviera aquellos 14 años, cuando conoció a John en la fiesta parroquial de la Iglesia de St. Peter, en el suburbio de Woollton.

Me asombra digo, y me emociona. 

Igual que el Diego, Paul ve toda la cancha. No olvida jamás ninguno de los detalles y sucesos particulares, por más mínimos que fueran, que constituyeron las grabaciones que Rubin le propone transitar.

Por ejemplo, apenas promediando el capítulo 2, Paul evoca los pormenores del registro fonográfico de Penny Lane, cuando el gran David Mason, miembro de la Royal Philharmonic Orchestra, fuera convocado por George Martín para eternizar ese memorable solo de su trompeta piccolo.  El corazón de Paul late tan ardientemente al narrar aquella secuencia que incluía una nota “oficialmente imposible”, que de pronto me ví solo, frente a la pantalla, aplaudiendo a mano viva. 

Todo lo que se ve en “McCartney 3,2,1” no es a un caballero de casi ochenta años, sino a un veinteañero, con algunas arrugas por supuesto, pero colmado de vida.

¡Qué viva la Música!

Alejandro Szwarcman

VER MÁS
McCartney 3,2,1. Por Alejandro Szwarcman

Sé parte del revuelto

Soy Ale Simonazzi, desde 2001 disfruto difundiendo músicas que me conmueven. Artistas valiosos que a veces el vértigo de redes y plataformas no permiten el tiempo necesario para disfrutarlos.

Te propongo desensillar y disponerte al convite de otras voces y sonidos. Este proyecto, como el programa de radio y la página web es gratuito, pero como te imaginarás cada contenido nos lleva mucho trabajo y recursos económicos que nunca son suficientes.

Si podés ayudarnos a sostener este espacio, vos elegís de cuánto es tu inversión, no hay un monto mínimo. Si no está dentro de tus posibilidades económicas, no hay problema.

Para nosotros es una alegría compartir musica y palabra. Mientras podamos, los ingredientes de este revuelto seguirán siendo gratis.